Mosquito

Ciclo gonotrópico

Los mosquitos suelen consumir la sangre de noche y pueden hacerlo tanto con seres humanos como con animales. Su proceso de toma de sangre se divide en cuatro etapas:

  1. reconoce al huésped y se posa sobre él
  2. explora la zona y pica
  3. succiona la sangre
  4. retira la probóscide de la piel

Por lo general, las hembras pican una sola vez para una ingesta de sangre.

Salvo las que se encuentran en un estado de debilidad que hace que piquen reiteradas veces.

El ciclo gonotrófrico de los mosquitos es el nombre que se le adjudico al período que existe desde que el mosquito chupa la sangre- ovopostura- hasta que vuelve a alimentarse.

Consiste en la absorción de sangre, seguido de la digestión, la maduración de los oocytos y la oviposición.

El tiempo para la digestión de sangre y su consecuente producción de huevos varía de 3 a 5 días dependiendo de la temperatura ambiental. La temperatura influye en la duración de la digestión y el desarrollo de los ovarios, ya que cuando las temperaturas son bajas la digestión tarda más tiempo.

La baja humedad tiene el mismo efecto de retraso.

En áreas tropicales donde la temperatura es constante por largos períodos, la duración de un ciclo gonotrófico varía menos que en zonas donde hay marcadas estaciones climáticas.

Los mosquitos hembra –los machos no chupan sangre- tiene varios ciclos y estos dependen del tiempo requerido para encontrar la fuente de alimentación, el tiempo de digestión, el desarrollo de los ovarios y el tiempo hasta que oviposite.

Después de cada ingesta, el mosquito, desarrolla un lote de huevos. Con una sola hidratación los ovarios consiguen su pleno desarrollo, pero puede ocurrir lo contrario y entonces la hembra necesita tomar sangre de nuevo. Esto se llama disarmonía gonotrófica.

Vale aclarar, que una hembra con ciclos gonotróficos cortos tiene la posibilidad de realizar más ovoposturas en su vida como adulto.

El Aedes Aegypti, realiza varias ingestas de sangre en un ciclo gonotrófrico, como así también requieren de diez días para completar el ciclo –entendiendo esto como el tiempo transcurrido desde la ingesta de sangre hasta la última postura-.

En una sola alimentación, múltiples tomas de sangre en un solo ciclo de gonotrófica incrementan las oportunidades para que el vector ingiera y transmite la infección viral.